miércoles, 29 de septiembre de 2010

Poesias

*
Lo vi en tus ojos
en tus manos mudas, resecas
lloraste sin darte cuenta
lloraste por impotencia

Hemos matado tu futuro
hemos olvidado conciencias
llore sin que los ojos lo digan
al ver tu rostro teñido de tierra
y me sentí igual que vos
descalzo y a la espera

fueron tus ojos atentos
en sonidos de tristeza
fue tu música la que dejó
nuestra cara descubierta
te hemos robado el futuro
me lo grita tu pobreza
yo te dejo mi presente
solo este llanto de letras.




Setiembre

Cada vez el sueño
se me hizo mas lejano
para que me engaño
he perdido tu sabor

Y voy girando
alrededor de una foto
un par de momentos rotos
que gritan desde ese álbum

mientras paso por el mundo
en los mismos zapatos de siempre
y vuelve a ser un setiembre
que espera de nuevo ese octubre

Y las hojas que van cayendo
se mueren llenas de segundos
es que de apoco el mundo
se me endurece sin amor

y esa nueva canción
parece esperar cínicamente
se hace frío setiembre
aún mas frío que de costumbre



*

Lo vi en tus ojos
en ese instante de silencio
donde solo los cuerpos
dicen lo necesario
donde no hay calendario
que reprima el reflejo
de aquello que nace adentro
y se construye con las manos
en la piel y en el abrazo
que se escapa del mismo cuerpo

Lo vi en tus ojos
en ese instante de silencio
el mundo me quedó lejos
porque mi mundo eras vos


Ejecución

En el suelo se cae
primero por las rodillas
su rostro ya no brilla
tiene el color del espanto
es que el grito y el llanto
se ahogan en la sangre
la piel se trasforma en carne
y se raja golpe a golpe

un perdón se escucha
y luego queda el silencio
en el aire el último intento
antes de encontrar la muerte
el cemento se estremece
y comienza a trasformarse
es que el cuerpo comienza a posarse
lentamente en su lecho

Las piedras se parten
y los huesos se rompen
el cuerpo ya no responde
pero no cesa el castigo
los verdugos son los testigos
amparados en leyes sociales
mientras millones de celulares
esperan el final anunciado

Yo aquí lejos
en tiempo y en espacio
contemplo lo rancio
y lo moderno de esta historia
ya no hay suplicatoria
ni grito, ni llanto, ni silencio
solo imagen y un incendio
que se apaga en la impotencia.


Secos
(A mi abuelo Oscar)

¿Que somos?
a veces me pregunto
contemplando el cuerpo
gastado de años,
vivimos corriendo
escapando
jugamos con inocencia
luego solo jugamos,
luchamos por los sueños
por un par de ideales
por dinero
por los nuestros
y así terminamos
olvidados, humillados
secos
como goteando vida
en cada paso
como dejando un rastro
que termina en el llanto
y en la oscura madera

Pero, ¿Qué somos?
es la pregunta
hoy somos peón
quizás el rey
pero igual terminamos
desnudos, secos
cansados
añorando momentos
adornando el pasado
puliendo trofeos
que nunca importaron
que han de opacar los errores
que nos vienen pesando
y hasta a veces decimos
lo que nunca escucharon
lo que nunca dijimos
lo innecesario
total al final
no éramos tan malos
¿será que somos
lo que dejamos?


Alejandro Sicardi